Uncategorized

Aguas con los locales, CONMEBOL

El orden bajo el que nació el Mundial de Clubes era sólo de dos espacios futbolísticos: los que mejor tratan la pelota profesional. Los únicos que han acariciado la Copa del Mundo: UEFA y CONMEBOL. De pronto, experimentos que se consolidaron y se convirtieron en realidades: el reinado del mundo se abrió para el resto de órganos rectores: Asia, África, Oceanía y CONCACAF.

Seis ediciones pasaron sin cambios en la agenda: finalistas con CONMEBOL y UEFA: tres y tres por bando. Las primeras conquistadas por Corinthians, Sao Paulo y el Inter de Porto Alegre y las últimas por el Milan, Manchester United y el Barcelona.

Para 2010, el papel vislumbraba un duelo de “Internacionales“: el de Milán y el de Porto Alegre. Sin embargo, el Mazembe tuvo otros planes en las semifinales y despacharon 2-0 al conjunto gaucho avanzando a la final, pero sin poderle hacer frente a los neriazzurri, quiénes los derrotaron 3-0.

Pasaron tres años y ahora era turno de otro carioca: el Atlético Mineiro que se enfrentó al Raja Casablanca, conjunto que se clasificó por la vía sencilla: ser anfitrión. Un 18 de diciembre, valga la coincidencia, sorprendieron a los albinegros y se colaron a la final donde el Bayern München se quedó con el título.

Tres años después, en 2016, Atlético Nacional de Medellín, todavía con la carga emocional de la renuncia al título de la Copa Sudamericana frente a Chapecoense tras el accidente, tropezó en las semifinales a costa de otro local: el Kashima Antlers de Japón, quiénes se ganaron el derecho de jugar la final contra el Real Madrid, al que por cierto, llevaron hasta la prórroga en su cotejo.

Ahora, por primera vez, CONMEBOL no estará en finales consecutivas del Mundial de Clubes tras la eliminación de River Plate a costa de otro local, el Al Ain que ya espera rival entre el Real Madrid y el Kashima Antlers nipón.

Sorpresas que visten de emoción un torneo que históricamente ofrece poco en ese departamento.

 

@omarrgc 

Omar García
Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar. Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más. Packer/Puma/Diablo/Met/Magic

Comments

comments

Conoce al autor

Omar García

Omar García

Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar.

Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más.

Packer/Puma/Diablo/Met/Magic