Destacado Imprenta

Bastiones claros: nada como el hogar

Tigres y Pachuca: dos de los proyectos más sólidos en la última etapa del futbol mexicano: once títulos entre ambos en torneos cortos, constantes invitados a las finales e incluso, ya con un rastro de un par de duelos definitivos y cuartos con saldo definitivo según la instancia: la ronda de los ocho mejores son para los universitarios, los títulos; hidalguenses

Sin embargo, en esta rivalidad hay una constante clara: el espacio determina el resultado, sea el Volcán o el Huracán. Apenas cuatro victorias se desprenden en 51 partidos para el equipo que visita.

En los últimos 20 años, el Estadio Hidalgo ha entregado 13 victorias para los Tuzos, con apenas tres felinas y 10 empates, aunque el único partido en el que el visitante ha salido vivo en liguilla pertenece a los auriazules, quienes se llevaron en el Apertura 2011 la ida de los cuartos de final por la mínima con rumbo a su tercer estrella.

En Monterrey, Tigres tiene aún más capacidad, con 14 triunfos y apenas una derrota con 10 empates. De hecho, desde 2010 se mantienen invictos en el universitario con nueve victorias y apenas dos empates. Sin embargo, por supuesto los partidos más importantes en este cotejo terminaron con sonrisas para Pachuca con los títulos tanto en el Invierno 2001 y el Apertura 2003.

El espacio propio, la afición, las condiciones climatológicas y quizá hasta asuntos metafísicos: la mística del estadio (Anfield por ejemplo). Quizá la pregunta no es quién ganara dónde, sino por cuanto para pensar en quien se queda con el boleto a las semifinales.

 

@omarrgc

Omar García
Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar. Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más. Packer/Puma/Diablo/Met/Magic

Comments

comments

Conoce al autor

Omar García

Omar García

Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar.

Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más.

Packer/Puma/Diablo/Met/Magic