Destacado Imprenta

A casi siete décadas

La historia no estaba en favor de Panamá: sólo un campeonato. 1950, los Carta Vieja Yankees: un conjunto de jugadores estadounidenses que trabajaban en una licorera en el país centroamericano. Enfrente, una novena cuya nación conquistó las tres ediciones anteriores en el suelo de las dos estrellas: Cuba: Leones del Habana y Elefantes de Cienfuegos en dos ocasiones.

Desde 1960, la pelota invernal no volvía a la tierra del canal, que ahora por motivos políticos se reencontró en aquella ciudad.

Por una parte, los Leñadores de las Tunas, representante cubano y rival que derrotó México en su despedida de la Serie del Caribe, se enfrentaron a los Toros de Herrera en un duelo de equipos invitados, uno por la prosapia, el otro por ser de casa. La sorpresa por donde se le mire: salidas al Pacífico y al Atlántico.

Harold Araúz se encargó de regresar la gloria pelotera a Panamá con una actuación complementada por Manny Corpas, que cerró el juego que culminó 3-1 en favor de los locales.

Del lado de los maderos, la estrella fue Allen Córdoba, que impulsó la carrera del empate cuando la pizarra marcaba el 1-1 y se encargó, con sus spikes, de poner la ventaja que ya no soltarían los Toros de Herrera.

Y a pesar de ello, la coronación no puede darse del todo, dada la condición de invitado, que margina tanto a Cuba, como Panamá, de recibir un premio metálico que los acredite como campeón y subcampeón del torneo. Caprichos que aún así, no borran que el nombre ya se escribió en la historia: una novena que puso una estrella dorada encima de un fondo blanco, rojo y azul.

 

@omarrgc

Omar García
Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar. Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más. Packer/Puma/Diablo/Met/Magic

Comments

comments

Conoce al autor

Omar García

Omar García

Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar.

Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más.

Packer/Puma/Diablo/Met/Magic