Destacado Imprenta Lo de hoy

Clima diferente en el deporte blanco

Por: Vanessa Yeroham


A pesar de que en México hemos vivido un frío que nos ha parado de puntas a todos, en el otro lado del mundo se ha visto un calor inigualable. Australia ha tenido una de sus temperaturas más altas registradas en su historia desde hace 79 años. Pero eso no es lo único que se ha visto afectado este mes de enero en el otro lado del mundo; en el mundo del tenis hemos visto cambios importantes y que probablemente marquen una nueva etapa del deporte blanco.

En el deporte nos hemos acostumbrado a ver a los mejores en las últimas instancias de los torneos, de alguna manera se había vuelto predecible  encontrar a los mismos equipos o jugadores en las finales y el tenis no es la excepción. Llevamos varios años viviendo una época del tenis inigualable, donde los “Cuatro Grandes” se han sabido quedar en la cima.

 

Su majestad, Roger Federer ha llevado la batuta desde sus inicios; Nadal entró a crear una de las grandes rivalidades del deporte y revolucionarlo; Djokovic ha demostrado los beneficios de ser un jugador virtuoso y Murray que la perseverancia te puede llevar lejos. Pero todos ellos tienen algo en común…Todos son mayores a 30 años y aunque nos pese, estamos viendo que esta época se va a terminar.

Ahora en el Australian Open llegó -a medias- ese cambio generacional, ese cambio climático que ha impulsado a que se presenten jóvenes emergentes a dar pelea y dejar a los favoritos, los constantes, fuera de las semifinales.

Murray no pudo entrar al torneo por lesión; Djokovic se vio eliminado por la nueva estrella del torneo, Hyeong Chung; Después de perderse bastante del torneo pasado regresa Rafa Nadal con la espera de triunfar pero se va lesionado contra un Marin Cilic en plan grande y al final de tenemos a un Roger Federer que parece ser ese jugador que nunca va a desaparecer y sigue apareciendo, a pesar de su edad, en las instancias finales.

Pese al cambio climático, al final la temperatura regresó a su estado natural y tenemos una final de viejos conocidos con Marin Cilic, que busca triunfar por segunda vez en su historia en un Grand Slam y Roger Federer, que  busca repetir título enseñando que sigue en la cima, que a pesar de lesiones es difícil bajarlo de los primeros lugares y que su juego, es la representación de los dioses en las canchas.

Estamos viendo como el clima está cambiando en el Australian Open, que ha sido marcado por caras nuevas y la despedida tempranera de algunas viejas. Lo único que sabemos es que será una gran final y que Roger Federer es y siempre será, su majestad.

@vaneyero

Comments

comments