De los bardos Destacado

Con el pie izquierdo

En las retas de la cuadra existen algunos estereotipos que con el paso de los años se han convertido en poco menos que una ley. El del balón escoge primero, el gordito va de portero y el que pierda paga los chescos.

Uno de ellos es que el zurdo siempre es diferente; pisa el balón, tira caños, irónicamente, a diestra y siniestra, y quitarle el balón es una auténtica misión imposible. Las teorías dicen que, a diferencia de los derechos, utiliza más el hemisferio de ese costado a la hora de pensar, y de jugar a la pelota.

A la cancha del Estadio Azul saltaron Ángel Mena y Adrián Aldrete por parte de los locales, mientras que Édgar Castillo, Jonathan González y José María Basanta lo hicieron con la camiseta rayada, 5 zurdos para el duelo de invictos, los dos equipos que aún no caían tras seis jornadas de competencia.

Mena desquició a Castillo y aunque Adrián desquició con un zurdazo al ángulo a los más de 20,000 espectadores que se dieron cita en el inmueble, Avilés Hurtado sentenció la igualada con un gol de derecha después de una cuádruple atajada de Jesús Corona bajo el marco celeste, también derecho, quien además, con esa misma mano, había atajado un penal de Dorlan Pabón, que, a pesar de no ser zurdo, cruzó su disparo (otra típica de las retas de la cuadra: en los penales, los zurdos siempre cruzan su disparo) y vio su intento detenido por el cancerbero tricolor.

Al local le cuesta ganar en casa, al visitante no se le da venir a la capital del país, lo que es un hecho es que tanto los de Jémez como los de Mohamed empezaron el torneo con el “pie derecho” y se mantendrán invictos como mínimo, un par de semanas más.

@andriu_rd

Andres Rodriguez
¡Andriu! Estudiante de comunicación en la Ibero, apasionado del fútbol. Sufriendo con el Cruz Azul desde que tengo memoria y enamorado del Chelsea desde aquella final en Moscú. Si tú no crees en ti, nadie va a hacerlo.

Comments

comments

Conoce al autor

Andres Rodriguez

Andres Rodriguez

¡Andriu! Estudiante de comunicación en la Ibero, apasionado del fútbol. Sufriendo con el Cruz Azul desde que tengo memoria y enamorado del Chelsea desde aquella final en Moscú. Si tú no crees en ti, nadie va a hacerlo.