Destacado Imprenta

David y Goliath en Staples Center

Las grandes ciudades, principalmente los dos mercados televisivos de Estados Unidos: Los Angeles y Nueva York tienen el privilegio de pensar en doble cuando de deportes de Grandes Ligas se habla: NBA, MLB, NFL y NHL. En la costa oeste, la ciudad californiana tiene un discurso de David y Goliath en lo que a sus equipos de baloncesto se refiere: Lakers y Clippers. Un equipo que históricamente siempre se ha mostrado como una de las dos fuerzas dominantes y atemporales del deporte, contra un conjunto que se podría calificar dentro del rango de “simpáticos perdedores”.

Para ambos, Los Angeles no significó una cuna, pero si un hogar: los Lakers nacieron en Minnesota, donde de hecho, conquistaron sus primeros cinco títulos de NBA para llegar a la joya del poniente estadounidense y forjar una leyenda de 11 campeonatos y jugadores como: Magic Johnson, Kobe Bryant, Shaquille O’Neal, por mencionar los tres más conocidos.

Enfrente, los Clippers nacieron en Buffalo, Nueva York, aunque al poco tiempo llegaron a California vía San Diego, donde jugaron de 1978 hasta 1984, cuando llegaron a su actual hogar angelino. Desde entonces, sólo en nueve campañas, los azul y rojo han visto postemporada.

El numeral es muy sencillo de desmenuzar para ver el potencial histórico de ambas franquicias: un centenar de triunfos para los Lakers y la mitad de esa cantidad para los Clippers.

La rivalidad comprende dos momentos históricos: uno de absoluto dominio de los Lakers, comprendido entre 28 años, con muy pocas excepciones, donde los oro y púrpuras blanquearon incluso, en diez ocasiones a sus vecinos en la serie de temporada, siendo el mejor resultado para su contraparte, la campaña de 1992-1993 cuando ganaron por primera vez la serie sobre sus rivales, tres juegos por dos, además de cinco campañas con duelos divididos.

Sin embargo, desde la 2012-2013, los Clippers han cobrado su factura y se han llevado más juegos que los Lakers en su serie anual en todas las campañas desde entonces: con apenas tres victorias de los multicampeones en ese lapso.

Así, esta serie abre un nuevo capítulo para esta campaña, donde uno busca acercarse poco a poco a la marca y el otro, a mantener su jefatura.

 

@omarrgc 

Omar García
Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar. Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más. Packer/Puma/Diablo/Met/Magic

Comments

comments

Etiquetas

Conoce al autor

Omar García

Omar García

Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar.

Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más.

Packer/Puma/Diablo/Met/Magic