Destacado Imprenta

El Jazz de las montañas

En 1974, la National Basketball Association concedió la décimo octava franquicia de su historia a la ciudad de Nueva Orleans. El nombre fue un asunto de lógica: Jazz.

Nueva Orleans a finales del siglo XIX era uno de los puertos más importantes del sur estadounidense donde convergieron, como lo ha probado, particularmente el transporte por agua, distintas culturas, de la que se desprendió una de las manifestaciones culturales más importantes de la vigésima centuria de nuestro tiempo.

Con influencias del blues, el rag-time, los ritmos tribales africanos y la música francesa, particularmente los cuartetos de metales y bandas que marchan, en Nueva Orleans se desarrolló un jazz distintivo, que empezó a tomar forma en la década de 1910.

Aunque existen disputas de cómo llamarle, pues también se conoce como Dixieland (siendo este un apelativo de tiempos previos a la Guerra Civil estadounidense, por lo que se considera peyorativo), muchos intérpretes lo conocen como jazz clásico, siendo el pilar del que se desarrollaron otros estilos conforme la tecnología y la creatividad permitieron.

De este género se desprende una de las trompetas más grandes de la historia y una de las figuras, sino el ícono más importante del jazz clásico: Louis Armstrong.

De hecho, su influencia marcó otros deportes, pues su éxito “When The Saints Go Marchin’ In”, siendo por cierto, el primer artista masivo en introducir la canción al mercado, arraigada particularmente en Nueva Orleans, está en el futbol americano, pues los Saints son el apodo de su representativo en la NFL.

Sin embargo, este Jazz no pasó sus mejores noches jugando en Louisiana y sólo cinco años después, la NBA aceptó una mudanza del equipo a un mercado nuevo para los deportes masivos norteamericanos: Utah.

Aunque no existe una cultura musical y mucho menos jazzistica de relevancia en Utah, la quinteta se convirtió de a poco en un símbolo de Salt Lake City, donde ya alcanzaron las Finales de la NBA en los 90, perdiendo dos veces ante los Bulls de Jordan.

_9ey64.gif

Y asi, un género completamente nuevo se desarrolló en Utah: uno que se centra en la polifonía de chillidos en duela y balones acariciando la duela.

@omarrgc

Comments

comments

Conoce al autor

La Barra

La Barra

Comentar

Comentar

Your email address will not be published. Required fields are marked *