Destacado Imprenta

El mejor juego del 20

En el marco de la décima campaña de la Liga Nacional de Baloncesto en Argentina, el Club Andino de la Rioja vio la primera luz deportiva de una promesa proveniente de Bahía Blanca frente al Peñarol del Mar del Plata.

Sólo dos años después, ya estaba en Italia y luego de un torneo FIBA celebrado en Indianapolis le abrió las puertas para el máximo escenario: la National Basketball Association. Los San Antonio Spurs. 2002: jugador promesa en el año, parte de una generación espectacular en la liga: Yao Ming, Dirk Nowintzki y Peta Stojakovic. Y apenas unos meses más tarde, ya como parte del esquema principal de Gregg Popovich, conquistó su primer anillo con el conjunto tejano en los albores de una época dorada para las “espuelas”.

Aquel marcó el inicio de una carrera que culminó con tres títulos en cinco años al que se le sumó un campeonato más en 2014. Pero entre una carrera de más de 15 años, con títulos de la liga y por supuesto, la medalla de oro argentina en Atenas 2004, un juego se destaca de entre los demás. Uno de los pináculos, no sólo para la carrera del jugador, sino de la franquicia.

Juego siete de las National Basketball Association Finals. El último partido: tres victorias por bando que ponen un punto final, cualquiera que fuese el resultado: San Antonio, Texas. La quinteta, base del título de hace dos años se mantiene: Tim Duncan, Tony Parker y Manu Ginobili.

Magia del argentino: lo que las grandes figuras del país hacen con los pies, el 20 lo hizo con las manos: porcentaje de .615 en tiros de tres, 23 puntos, apenas dos menos que Duncan, quién jugó casi siete minutos menos que el 21. Más de la tercera parte de la causa con la que los Spurs terminaron derrotando a los Pistons y llevarse su segundo título en la carrera.

Aunque la gloria no terminó y los Spurs se establecieron como la gran potencia del Oeste, a la par de los Lakers de Los Angeles, los grandes momentos, las imágenes del recuerdo previo a lo que siguió siempre regresaban a ese duelo definitorio de 2005. Ahora, en el marco del retiro del 20 para el conjunto negro y plata, es imposible no regresar también, al mismo partido.

 

@omarrgc

Omar García
Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar. Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más. Packer/Puma/Diablo/Met/Magic

Comments

comments

Conoce al autor

Omar García

Omar García

Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar.

Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más.

Packer/Puma/Diablo/Met/Magic