Destacado Imprenta

El pañuelo rojo: ¡Feliz año nuevo!

La emoción juega con una fecha marcada que aún está lejos del hecho: mañana 13 de marzo se inaugura la campaña 2019 de la NFL. ¡Feliz año nuevo! Sin embargo, el emparrillado todavía se juega en los escritorios y las grandes marcas las imponen los dólares, no las yardas.

Movimientos telúricos en distintos frentes: por supuesto, el final de la novela de Antonio Brown ya se dio y ahora reforzará la ofensiva de Jon Gruden en Oakland con un movimiento que llama más la atención por lo poco que recibieron los Steelers, quienes parecieron aceptar el trato de dos selecciones colegiales más por una declaración: en Pittsburgh si algo sobra es talento: JuJu Smith Schuster y James Conner son el futuro. “The Killing Bees”: Ben, Brown y Bell, quien todavía no encuentra equipo, sólo hicieron ilusión: la “Cortina” no vive de estrellas, vive de campeonatos.

El proyecto Filadelfia finalmente decantó por Carson Wentz, que a pesar de una fragilidad notable, sigue siendo el presente, lo que forzó a los Eagles a poner en el mercado a la figura que les permitió obtener el Trofeo Vince Lombardi: Nick Foles. Su nuevo destino son cuatro años y 84 millones de dólares con los Jaguars que también decidieron hacer una nueva apuesta sobre Blake Bortles. El objetivo es condensar uno de los equipos más talentosos en la liga y evitar el fracaso de la campaña anterior.

Aunque con poca notoriedad en el radar, los Detroit Lions están armando un equipo de peligro que podría poner un pero en la que parece el renacer de los Bears en la División Norte de la Conferencia Nacional. Por una parte, Danny Amendola. Quizá no sea más una opción para primer receptor por edad. Sin embargo, el talento, sobretodo con las manos podría pensar en una bujía para Matthew Stafford. Del lado defensivo, Trey Flowers se reunirá con su otrora coordinador defensivo Matt Patricia y si se afianza en la línea, Mitchell Trubisky, Kirk Cousins y Aaron Rodgers podrían verse en problemas. Y por qué no, creo que esta será la opción de los de “Motor City” para ganar la división por primera vez desde el 91.

Los grandes regresos y las últimas oportunidades: DeSean Jackson vuelve a Filadelfia tras cinco años de ausencia. Su postal es icónica: la devolución de patada que les dio la victoria sobre Gigantes en el MetLife en 2010. El rendimiento quizá no es muy notorio, pero dará profundidad a la ofensiva con Wentz. Por otro lado, Frank Gore parece tener un último suspiro en Búfalo, done compartirá el backfield con LeSean McCoy.

El balón está muy lejos de tocar el campo, pero ello no quita que a las cuatro de la tarde del 13 de marzo podamos gritar: ¡feliz año nuevo!

 

@omarrgc

Omar García
Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar. Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más. Packer/Puma/Diablo/Met/Magic

Comments

comments

Conoce al autor

Omar García

Omar García

Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar.

Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más.

Packer/Puma/Diablo/Met/Magic

Comentar

Comentar

Your email address will not be published. Required fields are marked *