Imprenta Lo de hoy

El peregrinar azul

 El Códice Boturini, conocido también como la Tira de la Peregrinación, representa el trayecto de los mexicas por diferentes poblaciones antes de llegar a Tenochtitlán, su tierra prometida. Durante casi 150 años, los aztecas tuvieron un errante andar hasta encontrar la afamada señal que hoy anida en el centro de nuestra bandera.

 

Cruz Azul, que en la analogía sería el pueblo mexica, peregrinó durante 22 años en el Poniente de la capital esperando mayores glorias. Sin éxito, volverá a un estadio cuyo nombre implica una historia de cambios, de mudanzas abruptas; de ir en busca de lo mejor para el futuro. Un escenario que representa verdaderamente su hogar aun cuando no fue erigido por ni para ellos.

 

De hecho, una de las curiosidades en el Estadio Azul fue ver que algunos aficionados llevaban los estandartes que indicaban el año y el número del título conseguido por la escuadra celeste. Al agitarlos hacia arriba, en vez de alentar al equipo parecía que en el fondo se exigía un retorno al lugar que les dio la mayoría de las estrellas que hoy están en el escudo.

 

Aceptando que la frase “todo pasado fue mejor” tiene cierta razón, el retorno del Azul al Azteca no tiene tanto que ver con la cantidad de títulos conseguidos ni con los que han de llegar en el futuro una vez que juegen de nuevo ahí; más bien, está vinculada con la “grandeza”, palabra muy presente en el futbol nacional pero carente de definición concreta.

 

Cierto, el Cruz Azul ganó ahí cuatro de las cinco ligas que consiguió en esa década, más una Copa México, un campeón de campeones y dos Copas de la Concacaf. Pero fue en ese lugar donde se construyó la imagen de una institución competente y ganadora, adjetivos que perdieron una vez que se mudaron al Estadio Azul, cuyo nombre era lo único que vinculaba uno al otro. Y aparentemente, sólo el Estadio Azteca, mítico por sí solo, es capaz de devolverle ambas cosas a los Cementeros.

 

Con plantel y director deportivo renovados, la “Máquina Cementera” retornará a su Tenochtitlán con la misma misión que tuvieron los Aztecas hace 700 años: crear un imperio que domine toda la región. Sólo que será temporal, pues la peregrinación azul continuará cuando se mude a un nuevo estadio.

 

@alfredo_crosby

Alfredo Gutiérrez
"El segundo lugar es siempre el primero de los perdedores"... Ayrton Senna. Incursionándome en el periodismo deportivo. Los deportes, mi pasión. Los medios de comunicación, mi futuro hogar. El futbol, el hockey sobre hielo y el futbol americano son mis más grandes aficiones.

Comments

comments

Conoce al autor

Alfredo Gutiérrez

Alfredo Gutiérrez

"El segundo lugar es siempre el primero de los perdedores"... Ayrton Senna. Incursionándome en el periodismo deportivo. Los deportes, mi pasión. Los medios de comunicación, mi futuro hogar. El futbol, el hockey sobre hielo y el futbol americano son mis más grandes aficiones.