Destacado Imprenta

El reino de los mil días

La eterna melancolía de Galeano: después del amor y al fin del partido. Tres años. 1000 días de dominio, quizá inmerecido a los cánones del buen gusto en el deporte, pero al final, quien metió el gol importante en las últimas Champions fue el Real Madrid.

Desconcierto: tres años después volvió ese sentimiento al Paseo de la Castellana. El ya mero. Una Cibeles desencantada que de pronto perdió el afán de fiesta: su mejilla no será besada por el capitán, ni sus ojos podrán contemplar por cuarto año consecutivo la orejona. Los ciclos terminan y hoy, al Madrid se le terminó el dominio en Europa. Uno que además, por el Mundial de Clubes le permitía una parábola filipina en la que su dominio estaba lejos de la noche: nunca se ponía el sol. Irónicamente cuando se jugaría en sus terruños.

Razones sobran. Incluso el análisis parece necio. Lo importante es que al minuto 95, el árbitro selló una de las peores semanas en la historia del equipo: tres juegos en el Bernabéu: tres derrotas: ocho goles recibidos, uno a favor. Dos ante el odiado rival, una ante el inesperado.

Pero es imposible no pensar el por qué: ¿Falta de estrellas? Al final, los partidos de Champions League se solventaban con una genialidad de Cristiano Ronaldo o el ímpetu guerrero de Sergio Ramos. Hoy ausentes en la cancha. El Madrid pecó de soberbia y no hay que pensarlo mucho. En el papel, sería impensable que el Ajax pudiera ganarle a los blancos. Sobretodo este. Con el de las viejas glorias “Cryuffianas” no nos metemos.

Hoy el Real Madrid está en una brecha entre la historia que se hizo y la que está por hacerse. Cualquiera pensaría que es uno para el olvido, pero cuando se habla del rey de Europa, del equipo con más campeonatos en “EL” torneo, la derrota, incluso, es más memorable. La sombra vuelve y la cuenta volverá a ceros en mayo. Las únicas preguntas que quedan son: ¿cuándo y quiénes?

 

@omarrgc

Omar García
Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar. Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más. Packer/Puma/Diablo/Met/Magic

Comments

comments

Conoce al autor

Omar García

Omar García

Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar.

Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más.

Packer/Puma/Diablo/Met/Magic