Destacado Imprenta

El Pañuelo Rojo: “Entre doces y ochenta y sietes”

Batman y Robin, Timón y Pumba, Shaggy y Scooby Doo: equilibrios que potencian las características de dos personajes: una relación que se entiende casi en automático, ni lenguaje hace falta para comprenderlo.

Esto viene a relación con dos de los movimientos más sonados en la última semana: los retiros, tanto de Rob Gronkowski, como de Jordy Nelson, los jugadores con mejor rating de recepción, yardas y pases de anotación para los mejores Quarterbacks de la última década: Tom Brady y Aaron Rodgers.

Por una parte, está “Gronk”: la “fiesta” autoproclamada que se convirtió en el agente más buscado por Brady y que con sus 79 tochdowns aún sobrepasa por más del doble a Randy Moss, segundo blanco del 12 de Nueva Inglaterra con 36. Pero el legado más importante, lógicamente, viene en el juego importante: el Super Bowl. Los dos grandes gestores ofensivos para los tres títulos de la era reciente para los Pats. Basta con recordar la última recepción del 87 para entender su impacto en el equipo que venció a los Rams en el Super Bowl LIII.

En Green Bay, van dos años que los pases entre A-Rod y Nelson se dejaron de ver cuando este último salió en la agencia libre con rumbo a Oakland donde sólo pudo pasar un último año sin mucho éxito. Sin embargo, la postal queda entre ambos, no sólo con el mejor rating QB-WR del último lustro con 112.9, sino con jugadas donde apenas la conexión visual era el motor de una jugada que cambió de dirección campañas destinadas al desastre, además por supuesto, del último Super Bowl en “Titletown”.

Esto por una parte, es uno de los indicios de que el ocaso para estos dos mariscales está cerca. Las armas poco a poco se transforman por sangre joven y se llega al punto donde éstos serán comparados con el anterior: “hay algo que no es lo mismo”. Por otro, el reto de mostrar que no sólo con un “perico” se es verde (especialidad de Brady), aunque siempre estará esa figura: Montana-Rice, Aikman-Irvin, Bradshaw-Swann.

Tom y Gronk, A-Rod y Jordy: las dos conexiones más vistas en los últimos cinco años se extinguieron. Hoy, la bomba espectacular sólo tiene cañón que lo lance.

 

@omarrgc

Omar García
Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar. Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más. Packer/Puma/Diablo/Met/Magic

Comments

comments

Conoce al autor

Omar García

Omar García

Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar.

Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más.

Packer/Puma/Diablo/Met/Magic

Comentar

Comentar

Your email address will not be published. Required fields are marked *