Destacado Imprenta

La terca memoria: la última derrota de Jordan

Jordan: la postal de su “aérea majestad”. Impresa en el imaginario, en lo romántico y en una empresa que genera lo suficiente para poner a MJ como una de las figuras que más dinero generan en la industria deportivas lo que se acentúa si consideramos que hace más de 15 años que el 23 dejó las duelas.

Pero más allá de su marca, s lo que significa: el sueño americano: triunfo, esfuerzo, resurgimiento. Después de dominar con un tricampeonato la primera parte de la década de los 90, las duelas de convirtieron en diamantes, pero la aventura no resultó con el mismo ímpetu y un fax lo cambió todo: “i’m back”. Su majestad estaba de vuelta.

1995-1996: después de un título de los Rockets, su majestad y secuaces regresaron al escenario de la NBA y aunque Jordan sólo pudo jugar en 17 encuentros, conquistó el mejor promedio de los Bulls con casi 30 puntos por partido, siendo ocho puntos más eficientes que Scottie Pippen. Igual, el esfuerzo fue suficiente y entraron La hábitat natural del 23: la postemporada. Con un quinto lugar en la mesa, bastó una cuarteta de juegos para dejar en la lona a los Hornets de Charlotte, irónicamente, ciudad donde hoy Michael Jordan tiene a su equipo de NBA.

Para las semifinales de conferencia, el rival era un equipo de reciente aparición, pero ya establecidos como una potencia y liderados por uno de los jugadores más icónicos de su época: Shaquille O’Neal: el Orlando Magic, quienes además, se llevaron el mejor registro de toda la campaña en el sector este.

Con sus respectivos triunfos, la mesa se puso con un diálogo de cuatro partidos: Orlando, Chicago, Orlando, Chicago. Quinto y sexto juego: Florida e Illinois: el último dejó la respuesta para el juego definitorio y el Magic iría en camino a ganar la Conferencia del Este, pero perder las Finals contra Houston.

Al año siguiente, Jordan no perdonó y enfiló su segundo tricampeonato con los Bulls, lo que potencia aún más, lo logrado por el conjunto negriazul. Hoy, se enfrentan en la Arena Ciudad de México, con mucha historia y poco presente.

Omar García
Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar. Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más. Packer/Puma/Diablo/Met/Magic

Comments

comments

Conoce al autor

Omar García

Omar García

Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar.

Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más.

Packer/Puma/Diablo/Met/Magic