Uncategorized

Las caídas de la reina

El pasado fin de semana concluyó la edición número 138 del US Open, que repartió $53 millones de dólares en premio para los finalistas en todas su modalidades. El cuarto y último GrandSlam de la temporada 2018 en el tenis mundial, arrojó como grandes ganadores al serbio Novak Djokovich en la rama varonil tras imponerse al argentino Martín del Potro en 3 sets, mientras que en la femenil se estrenó como campeona Naomi Osaka, quien se convirtió en la primer jugadora japonesa en el ramo individual en ganar un Grand Slam.

La joven tenista de apenas 20 años de edad, se impuso ante nada más y nada menos que  Serena Williams, una de las favoritas del certamen pese al año complicado que ha tenido desde que volvió a las canchas. Recordemos que la norteamericana se ausentó casi toda la temporada pasada dado su embarazo, incluso tuvo que retrasar su regreso debido a una complicación pulmonar que la puso en riesgo de perder la vida, posterior al nacimiento de su hija, lo cual le obligó a esperar hasta después del primer GrandSlam del año, el Abierto de Australia.

La derrota frente a la japonesa representa la octava de las 31 finales que ha disputado en GrandSlam, siete de las cuales se han definido en 2 sets. La primera de ellas se dió precisamente en el US Open de 2001 frente a su hermana, Venus Williams (rankeada 6) con 21 años de edad. La segunda vino en 2004, de la mano de Maria Sharapova en una de sus temporadas más brillantes con tan solo 17 años —la más joven en vencer a Williams—; la rusa que llegó como 13 en el ranking de la WTA, se impuso ante la hegemonía de la imbatible Serena en Wimbledon, quien era número uno de la WTA y favorita a defender la corona por tercer año consecutivo. Cuatro años más tarde, regresó a una final en el certamen de pasto donde vio la misma suerte, ésta vez y de nueva cuenta frente a su hermana Venus.

La cuarta caída llegó en 2011 en el torneo norteamericano, tras caer frente a la australiana Samantha Stosur de 27 años. 2016 significó un año agridulce para Williams, pues sufrió dos derrotas más: primero en el Australian Open en tres sets frente a Angelique Kerber quien llegaba como séptima del ranking de la WTA y posteriormente en Roland Garros contra la española-venezolana Garbiñe Muguruza que llegaba como cuarta del ranking. En ambos torneos, Serena era número uno y gran favorita.

Durante esta temporada, Williams parecía retomar su nivel. Después de salir en la cuarta ronda del GS francés, disputaría de nueva cuenta una final en Wimbledon. Tal como lo hizo Venus Williams, Kerber se convirtió en la segunda jugadora en vencer a Serena por segunda ocasión, convirtiendo así su penúltima derrota.

Dada la la derrota del sábado frente a Osaka, Serena Williams no puede proclamarse como la máxima vencedora del US Open en la era de los abiertos, ya que tiene que compartir la marca de seis torneos ganados con Chris Evert.

 

@solo_shuz

Comments

comments