Destacado Imprenta

A terminar con el suplicio

A pesar de las cinco piezas de joyería que tienen para presumir, los Dallas Cowboys siguen inmersos en una crisis que no les permite recobrar el aliento de antaño, cuando los “trillizos”: Aikman, Smith y Michael Irvin dominaban a placer la liga y durante seis años consecutivos avanzaron a la postemporada, de donde se desprendieron tres anillos para el conjunto de la estrella solitaria de Texas.

Hoy, de nuevo los Cowboys son campeones divisionales, su tercer ocasión en cinco años, lo que representa su segundo mejor registro para la postemporada en la espera de su sexto trofeo Lombardi, siendo la racha entre 2006 y 2009 de tres participaciones en cuatro oportunidades, la más regular para los de Dallas, aunque de aquella época se desprende apenas una victoria en el playoff de Comodín frente a sus rivales Eagles.

Desde entonces, tuvieron que esperar hasta 2014, cuando regresaron todavía con Tony Romo en los controles a la fiesta grande, donde ganaron un juego milagrosamente frente a Detroit, lo que significó su segunda victoria de playoffs en el AT&T Stadium, para luego perder en el “Ice Bowl II” ante Green Bay y aquella célebre jugada de la atrapada que no fue de Dez Bryant.

Un par de años después, volvieron, ahora como el derecho a descansar una semana, de nuevo, recibiendo a Aaron Rodgers y los Packers, quedándose a un gol de campo de avanzar a su primer duelo de campeonato de conferencia desde 1996.

Para consuelo de la feligresía vaquera, sin embargo, no fue sino hasta la segunda postemporada de Troy Aikman, que los Cowboys jugaron el juego grande, ante Buffalo, en el primero de los dos duelos consecutivos que disputaron en Pasadena y Atlanta, mismo escenario para Dak Prescott y compañía, quiénes ya esperan rival, ya sea Seattle, Filadelfia o Minnesota para buscar, una vez más, terminar con la sequía de 23 años en que su estrella no brilla más que la de nadie.

 

@omarrgc 

Omar García
Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar. Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más. Packer/Puma/Diablo/Met/Magic

Comments

comments

Conoce al autor

Omar García

Omar García

Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar.

Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más.

Packer/Puma/Diablo/Met/Magic