Lo de hoy

Un piropo, para quien lo merece

De risas, orgullo y constancia, a la penumbra, decepción e incertidumbre. Aunque hablo de dos eventos y deportes completamente diferentes, al final terminaron coincidiendo el uno con el otro el mismo día. Uno parece estar al alcance de todos o casi todos los ciudadanos del país, el otro más lejos que el Olimpo.

De las facilidad de jugar a la peloto con aquello que se le asemeje; una lata, un papel o hasta un suéter envuelto, a la dificultad de conseguir las instalaciones adecuadas y una raqueta de tenis para poder practicar.

El sábado 28 de febrero fue el último día del segundo mes del año, por cierto, el más corto. Ese día los focos de la agenda informativa iluminaron por completo la final del Abierto Mexicano de Tenis. Debo confesar que a pesar de mi amor ferviente hacia el futbol, y en especial hacia el América, decidí concentrar mis energías por complete en aquel partido del Puerto de Acapulco. Aunque ambos eventos no se encimaban, me gustaría hacer la analogía de ambos eventos deportivos.

El América llegaba a la cita, en su casa, el Estadio Azteca, con la casta de más campeón que nunca y con la palanca de velocidades, en teoría, entrando a quinta. Tras ganar el clásico ante Pumas el domingo pasado por 1-0 en CU y reafirmar lo hecho a mitad de semana en la Concachampions y vencer al Saprissa por 3-0 en Costa Rica, todo parecía que el equipo de Gustavo Matosas se aceitaban a marchas forzadas. Llegó la sorpresa ante el último de la tabla general. Los Leones Negros y su melena ganaron 1-0 en su visita a la Ciudad de México y otra vez, la inconsistencia y la incertidumbre se hicieron sentir en el nido. El más grande, como se hacen llamar, se ha convertido a lo largo de ocho fechas en un subibaja de emociones y desencantos. Para su afición, directiva y para los propios jugadores.

america-0-leones-negros-1_655x438

Pero la analogía de la final que se jugó en la Perla del Pacífício, tiene mucho que ver. Porque cada fin de semana, en lo que deportes se refiere, tenemos la oportunidad de ver blancos y negros. También algunos grises. Pero este fin de semana ocurrió algo histórico para el evento deportivo más importante que organiza el país desde hace varios años. Acapulco y sus aficionados pudieron disfrutar una final “al estilo Masters 1000”, lo dijo un colega chileno. El tenista español David Ferrer venció por 6-3 y 7-5 al japonés Kei Nishikori. Con ello igualó al austriaco 0 como el máximo ganador del torneo al sumar cuatro campeonatos.

Jaime Roos, cantante y compositor uruguayo de música popular de aquél país, tiene canciones muy interesantes. La que más a mi parecer, es aquella que habla de lo más bello que ha podido ver en su vida y lo más deprimente que ha permeado en su cabeza. “Lo más blanco hay, es la primera vez que vi nieve. Lo más negro que hay, es un caro fúnebre cuando llueve”, dicen algunas líneas de “Piropo”, el nombre de la canción. Cito sus ideas ya que ejemplifican claramente los polos tan opuestos de este fin de semana. Lo más blanco, emocionante y bello como lo nieve de este fin de semana en el deporte, fue ver a David Ferrer hincado de rodillas mirando hacia el cielo y festejando su cuarto #AMT.

Lo más negro, deprimente y desconcertante fue la derrota del América como local en el estadio Azteca. La falta de constancia y regularidad desesperan a cualquiera. Mientras por el otro lado, la certidumbre y convicción de ganar dejan una lección. El sotanero de la Liga MX venció a domicilio al segundo y favorito para ganar. En Acapulco fue igual. El octavo del ranking mundial de la ATP venció al cuarto, que parecía encaminado al título. Leones Negros y Ferrer, ambos merecen, un “Piropo”.

Juan José
Periodista y comunicador deportivo. Conductor en @labarra_fm y sus diferentes secciones. Ha trabajado para medios de comunicación como TVC Deportes en el programa de la Segunda División TV y colaboró en Futbol Sin Restricciones en Efekto Noticias. Fue editor de la revista de la Comisión del Jugador y editor de deportes en el sitio Hoy Novedades. Ha colaborado con Terra México, Sin Sabor, Núcleo Radio Mil y 7 Boom.

Comments

comments

Conoce al autor

Juan José

Juan José

Periodista y comunicador deportivo. Conductor en @labarra_fm y sus diferentes secciones. Ha trabajado para medios de comunicación como TVC Deportes en el programa de la Segunda División TV y colaboró en Futbol Sin Restricciones en Efekto Noticias. Fue editor de la revista de la Comisión del Jugador y editor de deportes en el sitio Hoy Novedades. Ha colaborado con Terra México, Sin Sabor, Núcleo Radio Mil y 7 Boom.