Destacado Imprenta

You’ll Never Walk Alone: el eterno milagro

Unas horas después, ya con la respiración recuperada, no puedo dejar de pensar que el futbol volvió a abrirse al eterno milagro, la “dinámica de lo impensado” decía Dante Panzeri. “Por más que los tecnócratas lo programen”, renegaba Eduardo Galeano. El balompié puede ofrecer magia incluso en esta época, incluso fuera de Barcelona.

Enfrente, la máquina, el titán, el gol, un 3-0 lapidario que parecía un trámite. Pie y medio. Pero para la magia de Anfield, el resto era suficiente.

El número, cabalístico, despertó los fantasmas de Estambul. El mismo pájaro, fénix, que encontraba en esta diferencia, el punto para su despertar. Milán o Barcelona, el tamaño no importa aquí. El Liverpool es igual de gigante. Tres goles es lo suficiente para encontrar la catarsis.

Minuto 7, lo suficientemente corto para crear ilusión. Un primer tiempo donde los Reds no pudieron ampliar y parecía que la victoria era factible, pero el boleto a Madrid ya estaba en La Masía.

Segundo tiempo: magia. Dos goles de Georgino Wijnaldum, hechizo: ya estaba el empate. Sin embargo, la tensión seguía haciendo pensar que faltaban dos goles en caso de que la hechicería del 10 visitante quisiera aparecer.

Pero entonces, Divock Origi logró el doblete en una jugada que mostró al Barça que hay un nuevo horizonte: el madrugete. La parte más lejana al órgano que piensa haciendo las cosas más rápido. Los grandes hits  en esta ciudad vienen de a dos: Lennon y McCartney, Origi y Wijnaldum.

Al final, otro cuarteto se alzó en Liverpool. En piedra. Los Beatles y la noche de Anfield. La unión de un conjunto y su ciudad: nunca, pero nunca caminarán solos. La copla catalana no tomará Madrid, lo hará la fiebre del Merseyside y una vez más, este puerto británico podrá ser la fuente misma de donde se provee el ápex del entretenimiento.

 

@omarrgc

Omar García
Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar. Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más. Packer/Puma/Diablo/Met/Magic

Comments

comments

Conoce al autor

Omar García

Omar García

Cuando era niño, mi sueño siempre fue ser un jugador más valioso del Super Bowl. Apenas vi mis habilidades atléticas supe que sería un riesgo… para el que me viera jugar.

Un día, negado a vivir como un fanático más, encontré en el periodismo la oportunidad de estar alrededor de este juego… aunque después de todo, sigo siendo un fanático más.

Packer/Puma/Diablo/Met/Magic

Comentar

Comentar

Your email address will not be published. Required fields are marked *