Destacado Imprenta Lo de hoy

El Zar y el capitán galo

Uno de los equipos favoritos para llevarse el torneo en Rusia 2018 es Francia, el cuadro galo cuenta con una plantilla tan amplia que varias estrellas como Lacazette, Rabiot, Kurzawa, Martial entre muchos otros quedaron fuera de la convocatoria. Didier Deschamps tuvo que tomar toda cosecha de los últimos 4 años para agarrar los 23 frutos más maduros.

El equipo galo viene de un subcampeonato en la Euro 2016, un torneo que jugaron como locales en el que no pudieron llevarse el título. El pueblo francés tuvo que ver como la selección portuguesa comandada por CR7 alzaba el título. En esta competición los franceses vienen con un ejercito renovado, dos de las grandes estrellas como Dembele y M´bappe acaban de romper el cascaron y vienen a ayudar al líder del equipo Antoine Griezmann.

En junio de 1812, la grande Armée de Napoleón conformada por 691, 500 hombres, que hasta ese momento era el ejercito más grande que el viejo continente haya visto, se enfiló para cruzar el río Niemen para llegar a Moscú. La batalla de Borodinó fue la primera victoria de Napoleón, pues lograron vencer al ejercito ruso dirigido por Kutúzov, aunque los franceses lograron seguir el camino a Moscú tuvieron un gran número de bajas en su armada. Él mando una oferta final de paz a San Petersburgo pero al no recibir una contestación decidió entrar a la capital, se encontró con una ciudad totalmente vacía, ya que los generales rusos decidieron no rendirse y prenderle fuego al lugar antes de huir. En Krasnoi continúo la guerra por 4 días, en la cual los resultados fueron fatídicos para Napoleón pues apenas pudieron reunirse para retirarse, dejando gran parte de su artillería pesada y a un gran número de rezagados franceses que fueron capturados por los rusos. Kutúzov hizo una gran labor, pero también contó con la ayuda de las condiciones climatológicas de su territorio.

No siempre lo mejor es tener al mejor ejercito, a veces hay que tragarse la soberbia y saber actuar con inteligencia. La ambición puede ser un arma de doble filo y hay que saber como manejarla.

Antoine Griezmann llegó a Rusia con un sólo objetivo, conquistarla. Él competirá con otras 31 naciones que tienen el mismo objetivo, y que muchos de ellos llegan con una artillería tan pesada como la suya. Debe de aprender a ser un buen líder, saber cuando atacar y cuando replegarse. No debe de caer en la soberbia, sino regresará como Napoleón Bonaparte, un derrotado con uno de los mejores equipos que hay en el mundo.

 

@arturo_pardo

Comments

comments